La historia de la gata que se quedó atascada en el motor de un auto

Me gusta esta nota

Una vez que comenzó la pandemia, las hermanas Rayén y Macarena Cáceres pasaron un gran susto con su pequeña gata. 
 
Mientras comían con la familia, no se dieron cuenta que  Mía se escabulló rápidamente en el motor de la camioneta de su hermano mayor, perdiendo gran parte de su cola. 
 
Si bien las dueñas de la mascota pudieron llegar a tiempo al veterinario, hicieron un llamado a revisar los autos antes de encenderlos, ya que podría haber un animal cubriéndose del frío. 
 
Aquí te contamos la historia de Mía y su recuperación.